viernes, noviembre 11, 2016

PROCESO CREATIVO DE UNA OBRA DE ARTE: "Erase una vez...)

   Desde que un artista empieza a idear una obra hasta que esta llega espectador, pasa por un proceso bastante complejo en el que se unen una serie de factores fundamentales, aunque en este "post" para no alargarnos innecesariamente y por tanto simplificar, se va a tratar de explicar lo más brevemente posible, por medio de algunas imágenes del proceso creativo de una obra de arte, y que poco a poco como si por un toque de #magia se tratase, ante nuestros ojos se va a ir materializando en un producto acabado(obra final).

   En toda obra de arte, el proceso creativo es muy importante pues necesita de un trabajo previo de las propias experiencias del artista, donde se mezclan emociones, sensaciones, ideas, recuerdos, la educación social y cultural, gente que se encuentra a tu alrededor, imágenes que vas almacenando en tu subconsciente o impactos visuales cercanos que se ha "marcado" de alguna manera y te han generado ideas que vas a intentar plasmar en tu nueva obra. (Entre otros muchos factores que suman recuerdos vitales y sensoriales, y por tanto se "suman" al trabajo.)



   En mi caso particular, siendo muy fiel a la experiencia y a mi línea de trabajo previo, me dejo llevar mucho por mi parte emocional y sensorial,pues he basado parte de mi trayectoria profesional en experimentar con todo tipo de medios y soportes y eso me han generado una riqueza de experiencias que proyecto en cada nuevo trabajo que realizo. Mi línea de trabajo se puede resumir en expresión de los estados anímicos por medio de las formas y por supuesto, el color como principal transmisor de emociones ya sean del emisor (en este caso el artista) como el impacto que luego le crea al receptor (en el caso que nos ocupa son los espectadores de dicha obra) que no son receptores pasivos sino que completarán el trabajo con sus propias experiencias personales que trasladarán de forma consciente o inconsciente a la obra.

   
   Después de decidir que formato elegir (o más bien, en este caso, me dejo llevar mucho por las sensaciones que me generan y para este proyecto el formato me ha elegido a mi), se le comienzan a dar varias manos de color, que pueden ser primero un par de imprimaciones para cubrir bien los poros o en mi caso, directamente capas de color para que el tablero vaya absorviendo tonalidades.



   Estos trabajos requieren de tiempo, varias capas de pintura y tiempo de secado suficiente para poder seguir trabajando, hasta que la obra se empiece a comunicar contigo y te sientas complacido con los resultados y empiecen a generar imágenes en tu mente...
Aquí muestro varias fotografías de la pintura aún húmeda... en la que se han mezclado varias técnicas diferentes hasta estar satisfecho con el resultado.


   
   Cuando por fin tienes el "fondo" resuelto, las imágenes sugeridas por dichas formas y colores se van agolpando en tu mente y tienes que ir descartando y saber decidir cual de las opciones es la mejor para comenzar a dibujar, buscando medios que te ayuden a realizarlo y mientras te vas planteando más ideas de cómo continuar...
 

   
   Todo este proceso creativo para mí es una especie de diálogo entre la obra y el artista...tienes que aprender a escuchar atentamente lo que las formas y los colores te sugieren para poder continuar como si de música celestial se tratase...el resultado será el equilibrio entre esa especie de lucha de poderes y de comunicación...para no quedarse corto y no expresar lo que realmente has querido decir, o no pasarte y sentir que no has sabido escuchar atentamente y tienes que volver a retomar parte del diálogo en alguna parte para poder terminar la obra.
   Finalmente el título me resulta una parte importante en la obra y hay que elegirlo con cuidado,pues es como una pequeña "sugerencia" al espectador, o quizás un toque de atención en algunos aspectos... para que el artista, la obra y el espectador sigan completando un diálogo...el diálogo de la danza infinita que es el Arte.

No hay comentarios :