domingo, enero 10, 2010

Ilustrando por la red I :" Manzana 49"

Desde hace un tiempo he notado que hay personas que utilizan alguna de mis obras porque les resulta apropiada su imagen para alguna poesia o prosa(entre otras aplicaciones), idea que me parece maravillosa porque así se aunan varias artes en una y ademas es un gran honor "ilustrar" de alguna forma esas preciosas palabras.

Me encanta participar y ademas me gusta la idea de esa libertad existente y solo pido, que al igual que yo cuando uso algo que no es mio pongo el nombre del autor, ellos pongan el nombre mio debajo de la imagen, repito que para mi es un verdadero honor.

Si algo puedo reprochar es que en algunos casos lo tenga que encontrar por mi misma pues no me han dicho que la están usando para algo, y no por nada sino porque al igual que se usa esa imagen en sus paginas, a mi me gustaria poner su poesia en mi blog.

Aqui va uno de los que he encontrado en la red, espero que os guste como a mi me han gustado(si alguno de sus autores no quiere que aparezca aqui su poema o la entrada a su blog tal y como la escribieron ellos, solo tienen que decirmelo y lo quitaré sin problemas):


ANA LA FRAGUA
BLOG: http://ana-lafragua.blogspot.com
Link: http://ana-lafragua.blogspot.com/2007/07/manzana-49.html


MANZANA 49

Me acerqué por primera vez a los poemas de "Manzana 49" en la presentación de "Duelo". Apoyada en el marco de la puerta, escuché a Romana desde un oscuro encantamiento.
Con todos los sentidos orientados en una sola dirección, suspendida en ese espacio donde los elementos de la ciudad conviven con las partes del cuerpo. Objetos atravesados por lo definitivo; un aura irreal entre las cosas que las hace densas y acechantes.
Un territorio donde no hay paredes, sólo techos fantasmas, casas de aire. Sonidos lejanos, el ruido de una pala.

Los insectos con su frágil condición de vida: cascarudos (o niños?) devorando cruces, hormigas que son terreno donde apoyarse. El agua oscura que itinera entre lo que ya, casi, no vive . Detrás, en el horizonte de una ciudad lúgubre, telón de fondo, signo soslayado y por eso más presente e inquietante: humo humano que asciende.

Estoy sola, a kilómetros de la manzana 49.
Vi casas. Techos fantasmas en miniatura.
Después, dos chicos persiguiendo cascarudos
devoradores de cruces. No vi paredes. Sólo techos.

Una canilla perdiendo agua. Hilo oscuro de agua
que cambia de un florero a otro. Rejilla cubierta
de hojas alargadas y, al oeste, humo humano
ascendiendo en forma de pino invertido.

No vi paredes. Estoy sola. Sin paredes
no hay miedo. Recuerdo el precio de una placa.
Mi mano en el bolsillo. Mi brazo sin mano.
Voz que dicta un nombre parecido al mío.

Ahora lo oigo arañando, alejándose,
irreconocible salvo por su tobillo.
No veo su espalda pero se aleja de mí y
de cien mujeres punzadas en fotografías;
de una sola mujer a través de acueductos aéreos.
Quiero convertirme en un tubo de hierro.

Porque si fuera oxígeno
no huiría.
Si fuera madera
no ardería.

Cubierta de aire sobre los escombros
si fuera hombre tomaría una pala y esperaría
las órdenes de su tobillo.


El tiempo está sentado entre nosotros
como un perro ciego. Se refiere a maneras
de brazos que descargan. Lo recuerdo
guiando un carro frente al cortador de reses.
(La cuchilla atravesando el mediodía. Conservas.
Enormes heladeras y aves congeladas).
No como debería ser: adultos
que pagan por lo que llevan. Me ubico
en la fila y toco las monedas dentro del bolsillo.
Pero no hay carros y estoy sola. Nadie se hace
responsable de mis actos. Da lo mismo
una hilera de cruces que una ristra de ajos.
Camino. El cortador limpia sus manos.
Borro lo que escribo. Todo.
Excepto la carne.


Soy tobillo.
Sustancia carnívora
en oposición a mí misma.
Recuerdo tubos de oxígeno
pero no alcanza para describirlo:
fue amado por una mujer.

Y desconocido por mí.


Cecilia Romana
Poemas de "Manzana 49"
En "Duelo", Ediciones en Danza, 2005.

No hay comentarios :